“El alma humana tiene necesidad de verdad y libertad de expresión” Simone Weil

"Ni cogeré las flores, ni temeré las fieras” Juan de Yepes

Legislar contra el amor

La ley de Violencia de Género de 2004 (en adelante LOVG) fue aprobada por unanimidad en un parlamento mayoritariamente masculino (solo el 36% de los parlamentarios eran mujeres). La anuencia general que ha tenido esta legislación expresa su importancia capital para el Estado y la sitúa en la misma categoría que las directrices fundamentales del sistema como lo es la Constitución de 1978.

Los datos de su aplicación son estremecedores: El 13% de la población reclusa son varones castigados por delitos tipificados en la ley, una parte importante de esos delitos, de ser cometidos por mujeres, tendrían la categoría de faltas y no conllevarían penas de cárcel. Durante los primeros cinco años de vida de la ley más de cien mil hombres han sufrido algún tipo de condena o medida penal. El gobierno considera que las cien mil denuncias anuales que se producen no representan sino la cuarta parte de las que se deberían poner(1) por lo que hay que calcular que si los varones encarcelados por violencia de género son nueve mil en este momento podrían llegar pronto a las treinta y seis mil, es decir, incrementaría la población reclusa en un 50% creándose auténticos campos de concentración. Por otro lado, la aplicación de esta norma no solo no ha resuelto el problema de la muerte de mujeres por sus parejas sino que las víctimas(2) han seguido aumentando, un crecimiento que es producto precisamente del enconamiento, el resentimiento y la hostilidad que la ley, la machacante propaganda de los medios y el sistema educativo, entre otras causas, genera en las relaciones de los sexos.

Tal normativa tiene efectos muy beneficiosos para la máquina estatal capitalista que azuza la discordia entre mujeres y hombres como pretexto para seguir ampliando el estado militar y policial y la judicialización de la vida social a la vez que ensaya procedimientos excepcionales para el control y dominación de la población civil como las pulseras de seguimiento y vigilancia y para la manipulación mental masiva a través de las medidas (judiciales o no) de reeducación como las que actualmente se llevan a cabo con los hombres para la creación de lo que llaman la “nueva masculinidad”.

Apropiándose del discurso de la emancipación y la liberación femenina el feminismo de Estado hace aceptable una legislación que es, en los hechos, un régimen de excepción, con juzgados especiales y aplicación del derecho penal del enemigo a una parte de la población a la que se impone la presunción de culpabilidad genérica. La aplicación de estas medidas justifica el crecimiento imparable de las diversas policías y la Guardia Civil que aumentan al ritmo del 5% anual(3) , con un porcentaje de mujeres que en el Centro de Formación de Policía de Ávila que es ya del 19% para la escala básica mientras en la escala ejecutiva son el 56% de los aspirantes, algunas féminas han llegado a lo más alto del poder policial y estatal como Elena Sánchez, secretaria general del CNI o Concepción de la Vega, jefa superior de policía en Canarias.

Pero lo que es un monstruoso crecimiento del Estado represivo se presenta con tintes progresistas y liberadores de defensa de los oprimidos (las mujeres) y restablecimiento de la justicia social, por lo que la policía ya no es vista como institución para la tortura y la brutalidad contra la gente común sino como una ONG de salvadores y salvadoras de débiles féminas. La LOVG, sin embargo, no es un caso único, forma parte del vasto plan de ampliación de los instrumentos de la violencia estatal llevada a cabo por los gobiernos de la socialdemocracia desde 2004 y que incluyen un conjunto de leyes y la reciente reforma del Código Penal.

Además cientos de miles de mujeres están hoy de forma creciente en diario contacto con los aparatos represivos, las continuas visitas a las comisarías o los cuartelillos de la Guardia Civil hace que se establezcan relaciones de dependencia y adhesión hacia estas instituciones, la simpatía con la que se ve a sus miembros y la intimidad que, en muchas ocasiones, genera la relación que se establece con ellos será usada por el aparato represivo para reclutar entre las féminas confidentes y colaboradoras y adoctrinarlas en la ideología de un nuevo fascismo basado en la exaltación de las instituciones del Estado y el odio irracional, que ahora se concreta en el aborrecimiento de los hombres pero que podrá ser sustituido por cualquier otro grupo social pues su carácter emocional e instintivo hace muy fácil su manipulación.

El sexismo, que es la esencia la LOVG, es una ideología de la misma naturaleza que el racismo pues es un esencialismo biológico. De la misma manera que los nazis usaron el sentimiento antijudío para constituir su base de masas instigando el odio irracional y alimentando el emocionalismo más exaltado, el prejuicio androfóbico está siendo utilizado hoy por el poder con la misma función. Esta doctrina y los hábitos y pautas de conducta que el aleccionamiento incesante y la aplicación de las leyes llamadas de discriminación positiva crean en las mujeres harán renacer las filosofías y las organizaciones de corte fascista que, en muchos casos, tendrán rostro femenino(4) . Por este motivo entre las fuentes de las que se nutre el feminismo de Estado se encuentran corrientes que han sido inicuamente calificadas de antisistema como el movimiento SCUM que ya desde su propio nombre (sus siglas significan Sociedad para el Exterminio del Hombre) es un alegato fascista.

Con ser la represión el aspecto más llamativo no es el único, ni el más importante elemento inquietante de una ley que pretende transformar de forma radical e irrevocable las ideas, conductas y pautas culturales que han organizado históricamente los vínculos entre mujeres y hombres. En primer lugar define todas las relaciones entre los sexos como relaciones de poder y de dominio afirmando que, desde tiempos inmemoriales, los hombres han abusado de las mujeres(5) y utilizado la agresión contra ellas por el lugar privilegiado que ocupan en la sociedad. Afirman, asimismo, que la violencia de los varones hacia las féminas es estructural, es decir, se produce por el hecho de ser mujeres y no tiene una causa concreta. Paradójicamente los hombres solo son opresores para las mujeres cuando tienen lazos afectivo-sexuales con ellas pero no cuando son empresarios, gobernantes, policías, jueces, gerifaltes mediáticos u otros con poder; de lo que cabe deducir que no es una ley contra los hombres sin más sino contra las relaciones afectivo-sexuales, los vínculos y las instituciones naturales de convivencia. Resulta sorprendente que esta descabellada e insensata argumentación haya calado de forma tan rotunda en una parte significativa del cuerpo social.

Con tales discursos se alienta en muchas mujeres una ideología victimista, que reclama el derecho a ser débil a la vez que cultiva el rencor y el resentimiento más áspero hacia los varones, un rechazo irracional que anula las capacidades reflexivas e intelectivas en las féminas que lo sostienen y que provoca actitudes y sentimientos de agravio y de inferioridad y una agresiva ferocidad hacia el otro sexo. De hecho la ley al establecer la especial vulnerabilidad de las mujeres, su necesidad de excepcional protección hace gala de un machismo mostrenco pues sustituye la tutela marital que establecía el Código Civil de 1889 por la del Estado y sus instituciones y funcionarios, fundando de esta manera un neo-patriarcado estatal, que no solo las “ampara”, sino que hace recaer en ellas privilegios y ventajas innegables a cambio de la obligación de guardarle obediencia y servirle en todo. No podemos descartar, no obstante, que en un futuro próximo se incite la aparición de nuevas corrientes misóginas y machistas que expandan la llama de la discordia y la escisión.

La psicosis colectiva que los medios de adoctrinamiento y manipulación mental han conseguido crear con el argumento de la violencia de género ignora que no es el sexo el agente principal de la violencia en la sociedad, y oculta el aterrador crecimiento del enfrentamiento, las agresiones y los crímenes en el seno de la comunidad de los iguales. Muchos adolescentes (varones y mujeres por igual) maltratan a sus familias, especialmente a sus madres -que aunque son mujeres no son defendidas especialmente por las instituciones estatales-. Muchos ancianos, mayormente ancianas, pues son más longevas, sufren abandono y agresión física y emocional por sus allegados o sus cuidadores o cuidadoras. Innumerables niños y niñas pequeños padecen la falta de cariño y de cuidados de unas madres y padres que no les entienden ni les aman. Los actos de violencia y crueldad protagonizados por mujeres han crecido de forma horripilante en los últimos años. Todo ello es inducido por el Estado a través de la manipulación de las conciencias que lleva a cabo la industria de la cultura, el cine, el sistema educativo etc. y la creación de hábitos y conductas anti-convivenciales que genera (entre otros mecanismos) la legislación, que normativiza los procesos y prácticas que antes se producían en el seno de la comunidad y al margen de las instituciones por el acuerdo entre pares y a través de la colaboración y el entendimiento.

La incapacidad de la sociedad civil para enfrentarse con tan descomunal hecatombe de las costumbres permite que el poder tiránico del Estado se presente como salvador aportando lo que le es más propio, la organización de la violencia institucionalizada. Quebrados los lazos interhumanos, la policía y los ejércitos aparecen como garantes de la civilización haciendo buena la profecía hobbessiana sobre que somos fieras y depredadores por naturaleza(6)
La influencia de las leyes en la convivencia social y la cosmovisión y hábitos de los individuos no ha de ser menospreciada pues el cuerpo legal del sistema lejos de ser consecuencia de la realidad social es, más a menudo, causa de esa misma realidad que es previamente buscada por los legisladores, así sucede con la LOVG que está consiguiendo la destrucción de lo poco que quedaba de las instituciones naturales de vida social, a saber, los vínculos afectivos-sexuales y las relaciones familiares de convivencia y parentesco pues si los de abajo están divididos, o mejor aún, atomizados, el sistema de dominación se fortalecerá de manera colosal. Una sociedad unida, estructurada, dotada de cultura, y capacidad para vivir en común, con posibilidad de proveerse de fines elegidos y aspiraciones compartidas es un duro enemigo del Estado que queda así muy disminuido en sus prerrogativas y posibilidades de acción.

Por ello la segregación es el camino para el triunfo del absolutismo estatal, primero se separó a los jóvenes de los adultos, luego a los niños de los mayores, a los ancianos de la sociedad en general y finalmente a los hombres de las mujeres, de esta manera todos, aislados y solitarios, disminuidos, irresponsables y entontecidos por la falta de experiencia social, pueden ser mejor sometidos y dominados por las instituciones del poder.

Si el patriarcado del pasado se basó en la familia y el control de las relaciones que en ella se establecen –un sometimiento que siempre fue parcial y limitado- el actual se fundará sobre la destrucción de todas las instituciones naturales de convivencia, en la creación de un individuo, ya no plenamente humano, por la pérdida de la mayor parte de las capacidades de relación íntima y afectiva con sus iguales, en ello tendrá un papel fundamental el odio sexista introducido por el feminismo de Estado que aspira a la destrucción de los valores y capacidades positivas que conservan los sujetos y, en especial las mujeres y que nos convertirá, si no lo remediamos, en seres solitarios y egoístas, ajenos a la moral y el recto obrar en nuestra vida pública y privada, empobrecidas de práctica mental reflexiva y, en general, de vida psíquica y espiritual alguna, ajenas al amor y a las necesidades humanas auténticas.

Resulta incoherente que cierto “radicalismo”, que se llama a sí mismo antisistema, ejerza de vocero de las consignas del poder jaleando el desencuentro entre mujeres y hombres, definiendo a todos los varones como agresores en potencia, y señalando como maltrato, no las acciones que lo son objetivamente, sino incluso los actos más inocentes y triviales(7) creando con ello un auténtico campo de Agramante donde el desorden y la discordia se imponen, con ello se sitúan de nuevo a las órdenes de la socialdemocracia que los usa como mano de obra en sus proyectos. Debemos ser conscientes de que mientras siga atizándose la pugna entre los sexos, la agresión, la violencia y el crimen de odio seguirán creciendo sin remedio. Las relaciones entre las mujeres y los hombres tienen que fundarse en la simpatía, el afecto, la fraternidad y el amor, no en el miedo, la incomprensión y el desconocimiento y la fobia pues solo unidos se puede hacer frente al sistema de dominación.

A MODO DE RESUMEN:

1. La violencia entre los sexos es completamente rechazable pero, al contrario de lo que dice el feminismo de Estado no resulta de un solo factor –la cultura machista y el patriarcado- sino de dos, a saber, la trágica naturaleza de la condición humana que nos convierte en fieras en ciertas circunstancias y la acción de la máquina estatal capitalista que a través de la ley y la manipulación de las conciencias divide, enfrenta y fragmenta la sociedad civil para aumentar su poder, siendo este segundo el agente decisivo en el momento actual.

2. No es admisible que quienes dicen oponerse al poder establecido defiendan la LOVG o, sin mencionarla sustenten sus concepciones sexistas y androfóbicas y alienten la guerra de los sexos.

3. Debe denunciarse la LOVG como una ley que proyecta el Estado policial y la represión indiscriminada contra la población y además impone la intervención del poder en la vida íntima de los individuos.

4. Debe condenarse asimismo su función “educativa” para imponer a la sociedad los disvalores del odio, el egoísmo y la inmoralidad, su carácter machista y neopatriarcal pues presenta a las mujeres como seres incompetentes y nos pone bajo la tutela del Estado. Las mujeres debemos oponernos de forma contundente a esas medidas que supuestamente nos protegen.

5. Condenar y criticar la ley no es suficiente, es necesario bregar por el renacimiento de los saberes, las conductas, las prácticas, los hábitos y las instituciones que rigen la convivencia entre iguales.

6. Las mujeres y los hombres tienen que rescatar las habilidades, los instrumentos y capacidades para elegirse y convivir recuperando el amor como vínculo sublime y excepcional y el sexo como potencia unitiva de enorme valor. Las relaciones íntimas entre las personas deben dejar de ser intervenidas por el Estado y tenemos que aspirar a que lleguen a ser ajenas a cualquier intromisión política.


NOTAS:

(1) Lo que se producirá sin duda por la propia acción de las instituciones que promocionan las denuncias ofreciendo ventajas y subvenciones económicas nada despreciables a las mujeres que las ponen lo que se traduce en un incremento imparable de las acusaciones falsas que afectan a miles de hombres inocentes.

(2) Aumentan las mujeres muertas por sus parejas, también se incrementan de forma continuada el número de hombres asesinados por sus compañeras pero esas cifras son ocultadas por las estadísticas oficiales desde el año 2006, al igual que el número de suicidios que se producen entre varones inmersos en procesos conflictivos de separación.

(3) Sin contar el crecimiento de las empresas privadas de seguridad hacia las que se trasladan una parte de las tareas relacionadas con las órdenes de protección a mujeres.

(4) Tal situación no es insólita hoy en día, pues, por ejemplo, el Movimiento por una Hungría Mejor, de orientación neo-nazi, racista y ultranacionalista, tiene entre sus cabecillas una mujer, Krisztina Morvai, que fue miembro del Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer en la ONU. Esta formación política posee una milicia paramilitar, llamada “Guardia Húngara” acusada de perpetrar asesinatos de gitanos y hostigar a la comunidad judía del país.

(5) Así se dice en la exposición de motivos de la ley apoyándose en la declaración de la Conferencia Mundial de Mujeres de Pekín de 1995, en la que se define el concepto de violencia de género.

(6) Hannah Arendt entiende bien que no es la naturaleza humana sino la del artefacto estatal el que alimenta el odio entre iguales y explica, citando a Maquiavelo, que el triunfo de la razón de Estado es la que exige que los seres humanos sean adoctrinados en la maldad. Para su crecimiento el aparato de fuerza de los poderosos ha de sembrar en el cuerpo social el veneno de la discordia.

(7) En “Estado de wonder bra. Entretejiendo narraciones feministas sobre las violencias de género” se defiende incluso la propia LOVG como un triunfo de las mujeres y se elogia la acción de la socialdemocracia de forma directa, en otras ocasiones se ha hecho una denuncia de la ley por no ser suficientemente dura y obligar a las mujeres a presentar alguna demostración del maltrato (presupone este planteamiento que ninguna mujer hará un uso perverso de tal prerrogativa, situándonos con ello, no en el mundo de los seres humanos sino en el de los ángeles). Se ha llegado, de la mano de ciertas teorías, a un grado de subjetivismo y arbitrariedad peligroso como plantear que hay agresión siempre que una mujer se “siente agredida” , con tales argumentos se nos expulsa a las mujeres del espacio común de la objetividad, la justicia, el buen sentido, el juicio recto y reflexivo degradándonos a un obrar pueril que hace del capricho y el desatino la medida de todas las cosas.


(texto presentado en las jornadas antimilitaristas del 18 y 19 de junio en el local Magdalena, será publicado por la revista “Esfuerzo”, y está colgado en La Haine)


Sobre la fotografía, Ver NOTAS Y RECOMENDACIONES 1.

Prado Esteban Diezma
pradoesteban@hotmail.com

25 comentarios:

  1. Eatimada Prado,la felicito por esta bendición que es su trabajo. Gracias. He de decirle que el mismo roza la PERFECCIÓN. Ha sido usted capaz de resumir en un muy breve espacio, casi todo lo que pensamos y sabemos las personas que con la boca tapada por el sistema, nos hemos venido ocupando de este peligrosísimo asunto, arma definitiva de las fuerzas del "mal". Con su permiso y con unas poquísimas notas, lo he reproducido en mi propio blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Very nice article and I am Jual Obat Bius very happy to meet with your blog, the articles are very interesting, thank you for share very amazing article and I wait for the next quality articles...

      Eliminar
  2. magnifico, muy bien dicho todo. Lástima que a usted nunca la escucharemos por la tele. Bueno, lástima por los demás, que nunca la escucharán.

    ResponderEliminar
  3. Un post que despertara a mas de un borrego, sin duda. Te lo posteo en mi blog, con tu permiso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La mejor arma contra la manipulación es la información, manipulación contra el miedo e ignorancia. Lo que el sistema emplea son técnicas coercitivas descritas en Los Manuales de Tortura Kubark de la CIA; el propósito de toda técnica coercitiva es inducir la regresión psicológica en el sujeto mediante la presencia de una fuerza superior externa que afecte su deseo de resistirse.

    La regresión es una pérdida de autonomía, una reversa a un nivel conductual más infantil, cuando los sujetos retroceden sus rasgos de personalidad se desploman paulatinamente desde la pérdida de la capacidad de tratar situaciones complejas o hacerse cargo de las relaciones interpersonales, hasta una completa ruptura psicológica creando individuos manipulables; si analizamos cada uno de los pasos del manual y se aplican a la sociedad en masa tenemos:

    - Arresto: Debe planearse para lograr sorpresa y la mayor incomodidad mental posible sobre la masa
    - Detención: Aumentar la sensación de soledad en la que se encuentran las "víctimas"
    - La suspensión de estímulos sensoriales: Encierro psicológico o físico del sujeto de cualquier estímulo normal que haga que recobre su identidad
    - Amenazas y miedo: La presencia de una amenaza omnipresente (trabajo, hogar, calle) debilita la resistencia a cualquier cambio por drástico que sea.
    - Dolor: La fuente inmediata de incomodidad no es el agresor sino el sujeto mismo, ya que al verse inmerso en un ambiente que considera hostil, éste agotará su fuerza motivadora interior.
    - Hipnosis y sugestión sublimada: Manipulación de medios basada en una realidad paralela creada para hipnotizar al individuo.
    - Narcosis: Una vez el sujeto se encuentra inmerso en el proceso, se le da un placebo que cree es la unica solución para sus "males" y que empleará una y otra vez como escape de su deprimente situación.

    ResponderEliminar
  5. Saludos,

    Lo primero que ha dicho Rajoy que va a hacer es: profundizar en la Ley contra la Violencia de Género. Este es un guiño a los poderes plutocráticos internacionales que todo lo deciden. El mensaje no va de economía -eso ya está controlado- el mensaje va de ingeniería social.

    ¿Alguien se imagina a un político que diga pretende acabar con la lacra del robo de ciclomotores? ¿O acabar con los asesinatos? ¿Y acabar con los accidentes de tráfico? Todos les tomarían por locos por que acabar con tales cosas es una quimera. Si prometen acabar con la "violencia de género" es por que supone declarar su adhesión inquebrantable con el gobierno mundial en la sombra y su sociedad policial. Rajoy, ya tienes el apoyo del votante más importante y decisivo de cara a las elecciones que vienen. Zapatero ha dejado de ser útil. Fue un pionero pero ahora ya no sirve, tu vas a hacerlo aún mejor, mientras hagas lo que te digan...

    ResponderEliminar
  6. Así que la LOVG es a la par efecto y causa de androfobia (pero también de machismo), guerra de los sexos, estado policial... toma ya! Y encima pretenderá pasar por anarquista y feminista un texto que sólo puede tomarse a broma si quiere obviarse el machismo y facherío que rezuma por los cuatro costados. ¿Seguro que no le colaron un troll a los de La Magdalena?

    ResponderEliminar
  7. ¡Toma ya! es un muy sesudo argumento que "Jose Luis" ha sacado a pasear desde lo "politicamente correcto" es decir desde el facherío del marxismo cultural norteamericano.
    Desde este foro quiero hacer extensiva mi enhorabuena no solo a Jose Luís si no también a todos los borregos que con su ingenioso balar descalificador hacen cada día un poco más del dialogo racional un arte del pasado remoto.
    Sin duda, muy acertada, eficaz y aguda la acusación de machismo, no se podía esperar menos de Don Jose Luís, tan solo se echa en falta la acusación de nazi y es toda una obra maestra pareja a las sentencias de muerte de Robespierre y Dantón.

    Siga usted así, aportando tan sabios argumentos descalificadores, parte-implicada Jose Luís.

    ResponderEliminar
  8. A mediados del siglo pasado, en los Usa, se llegó a condenar a una persona a 10 años por posesión de dos porros de Marihuana.

    Fue tal la cantidad de jovenes encarcelados que llegó un momento en el que la gente se preguntó si el problema era la Hierba o las leyes que la penaban.

    Si a esto le añadimos las Corporaciones que tienen factorias en cárceles... que nos queda?

    (Ver la Corporacion o The Big One)

    ResponderEliminar
  9. Soy víctima de lo que denuncia es su árticulo. Su claridad me permitirá morir en Paz.

    ResponderEliminar
  10. A pesar de todo lo que escribe esta considerablemente investigado y tiene cierto sustento, todo lo que usted opina es para mi BASURA FEMINISTA, porque solo de esta manera se esta desequilibrando mas a la sociedad; repudio el MACHISMO pero mas al FEMINISMO porque solo es bandera de lesbianas, anarquicas (que viven comodamente en el sistema) y anormales que solo pueden hacer infelices a los demas y educar mal a los hijos e hijas haciendo de esta sociedad ya pesima una peor aun; ya que argumentan que las mujeres son mejores que los hombre uds. feministas caen en los mismos errores de los hombres y peor aun mas corruptas y cultivando el odio gratuito al genero masculino, LA MUJER TIENE LO SUYO Y EL HOMBRE TAMBIEN POR ESO HAN SIDO CREADOS POR DIOS SEMEJANTES PERO DIFERENTES para vivir en armonia complementandose pero uds. feminsitas no quieren verlo asi.¡ALGO QUE ES VERDAD AUNQUE LO NIEGUEN!

    ResponderEliminar
  11. Resulta incoherente que cierto “radicalismo”, que se llama a sí mismo antisistema, ejerza de vocero de las consignas del poder religioso y ultramontano de la pratriarcal iglesia católica y sus Partidos Políticos correa de transmisión, como la Democracia Cristiana corriente mayoritaria del PP. El desencuentro entre mujeres y hombres, definiendo a todos las mujeres como "falsas víctimas", y negando como maltrato, las acciones que lo son objetivamente, y reciben condena de la justicia con todo tipo de garantías (o mas que otros delitos menos graves) creando con ello un auténtico campo de Agramante donde el desorden y la discordia se imponen, favoreciendo la impunidad del agresor y con ello se sitúan de nuevo a las órdenes de la democracia cristiana del PP que los usa como mano de obra en sus proyectos antiabortistas y profamlia heterosexual "hasta que la muerte los separe". Debemos ser conscientes de que mientras siga atizándose la impunidad de los agresores machistas (solo se denuncian una cuarta parte de los delitos), la violencia y el crimen de odio seguirán creciendo sin remedio. Las relaciones entre las mujeres y los hombres tienen que fundarse en la simpatía, el afecto, la fraternidad y el amor, no en el miedo, la incomprensión y el desconocimiento y la fobia pues solo unidos se puede hacer frente al sistema de dominación, por ello es necesario denunciar a los machistas de nuestra sociedad y no ampararlos y justificarlos como hacen ustedes. La violencia de género no es diferente a la violencia patronal, y los argumentos falaces que usted utiliza en favor de los agresores, a los que disculpa, pueden utilizarse por la patronal para justificar los asesinatos que comete a diario en los tajos. !Hay lucha de sexos en la medida que el macho dominante no quiere perder su privilegio y poder, lo mismo que hay lucha de clases porque el burgués tampoco cede sus privilegios!!Ustad con su discurso perpetúa el machismo y el capitalismo reaccionario!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo,
      Alguien que piensa igual que usted dice: “La violencia de género saca todo ese poso machista que desde hace décadas descansa en nuestra sociedad. Nos recuerda el rostro celtibérico de nuestros antepasados, ese lado godo y primitivo del que venimos y que todavía perdura entre nosotros” . Esto está escrito en el periódico “La Razón” el 26 de noviembre de 2011, el diario de Luis María Ansón, el representante más preclaro de la derecha española venida directamente del franquismo
      Se equivoca cuando dice que yo represento las “consignas del poder religioso y ultramontano de la patriarcal iglesia católica”, quien las defiende es usted, los que apoyan la LOVG que hoy aplica la derecha española y que nos devuelve a la “España Negra” .
      El PP votó a favor de la LOVG y la aplica hoy con diligencia, ha vuelto a crear el Ministerio de Igualdad que era Secretaría de Estado cuando llegó al gobierno, a favor de esta ley votaron también los partidos adscritos a la Internacional Demócrata Cristiana, por lo tanto representantes políticos de la iglesia católica, por lo tanto apoyar la LOVG es apoyar a la derecha y la Iglesia católica tanto como a la izquierda y sus nuevas religiones.
      En este asunto están todos juntos, como cuando se expulsó a la gente de los pueblos, entonces los progres e izquierdistas coincidían con los franquistas, con los curas y con los modernos en tildar de subhumanos, bestiales, incivilizados y brutos a las rurales gentes con el objetivo de llevarlas a las ciudades y convertirlas en ganado humano, trabajadores puros al servicio de los intereses del Estado y del capitalismo, eso mismo se está haciendo hoy con las mujeres.
      Perdóneme pero quien defiende el hiper-capitalismo no soy yo sino usted, ha de saber que la gran empresa apoya activamente la LOVG, las mayores del IBEX 35 firmaron el año pasado un convenio para financiar campañas de “sensibilización” y contratar especialmente mujeres maltratadas y recientemente se han sumado otras, pacto que ha firmado Ana Mato. Entre estas están El Corte Inglés, Mahou, Mango, NH, Alcampo, Inditex, IKEA, BBVA, Carrefour y supermercado Simply entre otras, muchas de ellas concentran ante todo personal femenino en unas condiciones de trabajo algo más que precarias, condiciones que conllevan a menudo abuso y maltrato y en muchos casos violaciones.
      Sin embargo coincido plenamente con usted en que “las relaciones entre las mujeres y los hombres tienen que fundarse en la simpatía, el afecto, la fraternidad y el amor, no en el miedo, la incomprensión y el desconocimiento y la fobia pues solo unidos se puede hacer frente al sistema de dominación” por eso me atrevo a pedirle que reflexione serenamente sobre las verdades de la ortodoxia sexista que se han impuesto por fe antes que por lucidez y sentido común y que declaran que solo cabe situarse en dos lugares, el apoyo a la ley o el apoyo a la violencia machista.
      Estos argumentos lanzados con fanática vehemencia tienen aterrorizada a la gente, todo el mundo se siente obligado a quitarse el sambenito de machista y maltratador haciendo reverencias a la nueva casta sacerdotal. Sinceramente, a mi no me preocupa, no me quitaré el sombrero ante estos nuevos machistas neo-patriarcales, hablaré por mi propia voz, como mujer, si no les importa, sin pedir permiso ni hacer genuflexión al señor Miguel Lorente.
      Me atrevo a recomendarle la lectura de mi libro, escrito junto a Félix Rodrigo “Feminicidio o auto-construcción de la mujer”, un análisis basado en el estudio de lo real y no en consignas abstractas e ideológicas.
      Un cordial saludo.
      Prado Esteban Diezma

      Eliminar
    2. Anónimo:
      De nuevo observo que los feministas os estáis especializando en agredir e insultar a las mujeres como tú has hecho con Prado Esteban.
      Supongo que un matoncete como tú no tiene la inteligencia necesaria para entender que tanto la iglesia católica como la derecha española, el PP, han apoyado desde sus orígenes y siguen apoyando a la Ley de violencia de género.
      Te recuerdo que la derecha española, o sea el PP, es el franquismo sociológico que el ministro de franco don Manuel fraga convirtió en AP y que ahora lo tenemos como PP, teniendo en cuenta que el PP defiende exactamente las mismas posiciones que tú me atrevo a calificarte de un sujeto de la derecha española.
      Pero como a demás te dedicas a agredir a una mujer de manera cobarde escudándote en el anonimato está claro que eres un nazi porque solo los nazis son capaces de combinar su militancia derechista neo franquista y el apaleamiento de mujeres.
      Aún así te doy una oportunidad para demostrar que no eres un nazi y por tanto un ultramachista: pide perdón a Prado Esteban por tus agresiones verbales y pide perdón a los millones de mujeres que, al igual que ella, rechazan el feminismo-machismo dirigido desde el Estado y al servicio del capitalismo, es más pídeles perdón de rodillas, si no lo haces demostrarás que eres un nazi (además de un cobarde) y en ese caso lo único que yo voy a hacer contigo es escupirte en la cara.
      Alfonso

      Eliminar
  12. El capitalismo que todo lo fagocita, lo mismo saca dinero de las mujeres maltratas que de las campañas en contra del aborto o la visita del Papá o de los libros supuestamente alternativos. Ansón como buen ultraderechista tiene cientos de artículos en contra del aborto, a favor de la iglesia católica y despotricando contra el feminismo lo mismo que hace usted y su amigo el señor Mora. Su barniz anarquista se queda en nada en cuanto se pasea de la mano de ultraderechistas en determinados foros a los que asiste. Su "análisis" de lo "real" y "su verdad" no se separan ni un ápice de la verdad del régimen que padecemos a años luz de otros discursos anarquistas. Es lógico que el "negacionismo del feminicidio" ejecutado por la sociedad jerárquica patriarcal y misógina que padecemos desde siempre tenga tantos seguidores como el "negacionismo del holocausto perpetrado por los nazis" o "el negacionanismo de las masacres cometidas por las religiones del cristianismo al islamismo a lo largo de su lamentable historia". Y es lógico que el poso machista de esta sociedad rebrote y entusiasme incluso en supuestos revolucionarios. Tampoco fueron bien recibidas las fundadoras de "Mujeres libres" en su día por los compañeros de CNT, acusadas de poco mas o menos lo que usted acusa al feminismo.

    Me sorprende mucho de su respuesta esta frase: "concentran ante todo personal femenino en unas condiciones de trabajo algo más que precarias, condiciones que conllevan a menudo abuso y maltrato y en muchos casos violaciones."
    ¿concentran, quien las concentra? el capital dirigido mayoritariamente por hombres, que potencian el abuso y el maltrato y violaciones ¿cometidas por quien, por mujeres? No por hombres . Por lo tanto no puede usted negar la evidencia, capitalismo y machismo forman parte de la historia de la opresión de las trabajadoras y los trabajadores de los últimos tres siglos. Negar eso es como negar el holocausto.

    Claro que partiendo de la premisa de una "idílica arcadia igualitaria " anterior al capitalismo, dónde no solo no había lucha de clases si no que tampoco hubo conflicto de sexos, todo era idílico porque todo era "como dios mandaba", entonces la verdad se parece mucho a "un cuento para niños".

    No hay neopatriarcado, es el viejo patriarcado religioso, disfrazado de nuevo espiritualismo no dogmático, de siempre que nunca ha perdido el poder ni aquí ni en el resto del mundo. Y usted con su obra contribuye a perpetuarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco que añadir al comentario de Alfonso, salvo que no deseo pertenecer al colectivo de las débiles mujeres agredidas, yo soy una combatiente y unos pocos fanáticos terroristas-machistas no me callarán la boca.
      Por cierto Anónimo ¿cómo podéis los feministas combinar la "defensa" de las mujeres con la del Islam que sojuzga, maltrata y lapida a las mujeres? Yo me sitúo junto a las miles de egipcias que luchan en las calles contra el gobierno islamofascista de Morsi apoyado, por cierto, por una feminista imperialista como es Clinton.
      Prado




      Eliminar
    2. Desde luego Anónimo eres un tío repugnante, el Corán dice, que a las mujeres ay que encerrarlas en casa y pegarlas y que es la manera cómo deben ser tratadas por un buen musulmán ¿no lo sabías?
      Hoy los países islámicos son una cárcel de mujeres en la que nostras somos violadas, encerradas en casa y golpeadas conforme indica el Corán ¿eso es lo que tu defiendes?
      Tu eres un islamofascista que preconizas lo que sus textos sagrados dicen la reducción de las mujeres a un vientre que pare y a botín para los guerreros que practican la guerra santa.
      Ahora el alzamiento de los pueblo de Egipto y Tunez contra el islamofascismo significa el final de una época en que éste estaba en ascenso. Ahora ha entrado en su fase de descenso hacia la desintegración total a pesar de ser un instrumento político del imperialismo yanqui, del imperialismo europeo y del imperialismo saudí, como se está demostrando en Siria y ya se demostró en Libia.
      Anónimo el islam es mucho peor y ha derramado mucha más sangre que la iglesia católica.
      Prado por favor, no dejes que en tu blog se exprese un islamofascista como éste.

      Eliminar
  13. Gran artículo Prado. Comparto el fondo y prácticamente la totalidad. Yo llevaba pensando algo parecido mucho tiempo y me alegra que otra mujer piense lo mismo. Sobre todo ahora que está tan de moda entre las femi-nazis defender esta ley que lo único que está haciendo es crear hostilidad y una gran brecha entre hombres y mujeres. La desgraciada cifra de muertes y violencia "real" no es más que el producto de una sociedad decadente y sin valores, deshumanizada e individualista. Y digo "real" porque en las encuestas sobre la violencia de género consideran casi agresión a que una mujer se siente en el peor sitio del sofá. Además, no se puede caer en el error de utilizar cualquier cifra de víctimas para propiciar leyes que menoscaban derechos fundamentales y fortalecer un estado policial represivo. Pues entonces, los mismos que propugnan ésto, caen en los errores que tanto critican de medidas de regímenes totalitarios.

    ResponderEliminar
  14. "Últimamente, desde las tribunas nos llaman feminazis. No sé si entenderlo como un machismo recalcitrante, como una falta de cultura general, o como ganas de ofender. Quizás una defensa pírrica dispuesta a hacer daño, arrasar con lo conseguido, insultar gratuitamente. Se me ofende cuando se me llama feminazi. Y se me ofende en lo más profundo. Entiendo que las feminazis son aquellas que defendían ‘las tres K’: Kinder, Küche, Kirche (niños, cocina, iglesia). Entiendo que eran víctimas o colaboradoras a la fuerza de un sistema fascista que dejaba bastante que desear. Un sistema que se dedicaba a la limpieza étnica y la defensa de la raza aria como raza dominante y que vivía convencido de que había una conspiración judeo-masónica que quería hacerse con el control de nuestro sistema social.

    Entiendo que el feminismo no es eso y, como feminista, me considero ofendida una y otra vez. Entiendo que la igualdad jurídica que persigue el feminismo no se merece ese apelativo que empiezo a leer con más frecuencia de la que me gustaría. Feminismo es la búsqueda de la equidad entre personas de distinto sexo. Feminismo es la búsqueda de la representación paritaria en instituciones y empresas. Feminismo es la lucha contra la feminización de la pobreza. Feminismo es la búsqueda de la corresponsabilidad en las tareas de mantenimiento. Feminismo es la coeducación de los niños y las niñas. Es la denuncia de que se estudia en masculino y que las mujeres son borradas de la historia todavía en el siglo XXI."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ofende nuestra feminista porque la llaman "feminazi". Y no es la primera que conozco. En realidad nuestras feministas se suben por las paredes cuando las denominan "feminazis". Lo entiendo, porque es algo a lo que no estaban acostumbradas. Llevaban ya tantos años dictando dogmas sin apenas oposición que su psicología no estaba preparada para probar su propia medicina. Porque, ya ven, llevan décadas llamando "machistas" y "misóginas" a las personas que no piensan como ellas, y lo hacen particularmente con los varones, a los que, salvo que se demuestre lo contrario, son "machistas" y "maltratadores" por definición. ¿Alguna vez una feminista se planteó que llamando "machistas" a los hombres podía estar ofendiéndolos? Supongo que no, porque nuestras feministas -en su machismo- consciente o inconscientemente parten de la premisa de que el bofetón de la mujer al hombre no será (en la mayoría de las ocasiones) devuelto por parte del abofeteado. Para despotricar contra el varón hay barra libre, pero ojo si se hace lo mismo con la feminista, porque entonces nuestra "señorita" se sentirá muy ofendida. En realidad, una feminista es una mujer que no admite que un hombre la trate de igual a igual, y me acuerdo ahora de aquel famoso abandono por parte de las diputadas feministas (de la izquierda) de los sillones del Congreso de los Diputados cuando Zaplana hizo comentarios irónicos respecto a los vestidos de María Teresa Fernández de la Vega. ¡¡Oh, qué intolerable y poco caballerosa conducta!! ¡¡Cómo se atreve a tratar a unas damas de nuestra condición sin la debida consideración que merecemos!! Lo siento chicas, pero el título de "feminazis" os lo habéis ganado a pulso. Y no nos des clases de historia, porque la expresión "feminazi" nada tiene que ver con el régimen nacional-socialista. Es sólo un término de uso coloquial, que si triunfa y se usa es precisamente porque capta la mentalidad totalitaria y elitista que subyace en el colectivo feminista.
      Y por cierto, quien busque la equidad entre personas de distinto sexo se llamará "igualitarista", nunca feminista. Y en aquellas organizaciones que luchen por tal equidad, habrá tanto hombres como mujeres. ¿Si tanto buscan la iguadad, por qué razón está vetada la presencia de los varones en dichas organizaciones?

      Sandra

      Eliminar
  15. Hola Prado, podrías decir en qué libro y qué capítulo de Hannah Arendt se desarrolla el tema de la nota (6)?
    gracias de antemano!

    ResponderEliminar
  16. Hannah Arendt trata en numerosos textos de las teorías de Maquiavelo, tanto en sus libros como en algunos artículos expresamente dedicados a la influencia del italiano en Occidente (como por ejemplo "Una bitácora para leer a Maquiavelo"
    Lo que expreso en este texto es mi síntesis de lo leído en Arendt, y, creo recordar, aunque no tengo a mano los libros, que está sacado especialmente de "Sobre la revolución " y "Los orígenes del totalitarismo".
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. O sea que según tú solamente es hombre o masculino el que es macho alfa dominador que es modelo que nos han impuesto desde los inicios del capitalismo comercial? Lo siento pero tu artículo me parece bastante flojo en algunos aspectos. Estaría de acuerdo en la búsqueda de la libertad para mujeres y hombres, pero no en tu análisis de la realidad, que es bastante sesgado. Supongo que al igual que no existe para ti la violencia de género, tampoco exista la homofóbica o la racial. Todo se debe a que los humanos somos violentos y al capitalismo. Los estudios antropológicos muestran que las sociedades cazadoras recolectoras y las horticultoras son bastante pacíficas en general, por lo que aquí te equivocas. El capitalismo es violencia y utiliza lo que puede, por ejemplo el patriarcado, para imponerse.

    ResponderEliminar
  18. No se puede hablar de feminismo, sino de feminismos, y muchas feministas no están ni por el trabajo asalariado, que es esclavitud, ni por el estado.

    ResponderEliminar
  19. Me duelen las manos de tanto aplaudir este artículo. Necesitamos un antifeminismo de izquierda.

    ResponderEliminar